Inicio
Información
Donde estamos
La Asociación
La Casina de Balbina
Fiesta del Milenio: Pregón
Proclamos
El pueblo que...
El Cº de Santiago...
Hasta siempre...
Historia
El Filandón
Tuérganos
La Bubiella
Facendera
La Zapateta
Retratos
El Concejo-foro-
La Cantina-chat-
Libro de visitas
Amigos


Emotivo escrito del pintor Miguel Alberquilla.


El pueblo que yo recuerdo

de despertares inquietos en estíos infantiles.

Entre azules y tierras de encinas, robles y helechos.

Protegido por el sombrío manto del Sierro

y arrullado por las aguas de un río claro y pequeño,

donde las Barandillas señalan la entrada oficial

acurrucadas en el verde de los musgos y retales de alquitrán,

y la Cuesta de la Magdalena, recta entre surcos estrechos,

se despide colocando en la fárdela un abrazo junto al pan.

El pueblo que yo recuerdo

con las eras y las trillas, Llaviadas y Rebelos,

el Corro y la Presavía. Ocres de arcilla y centeno.

Y en agosto, por San Roque, enloquecidas campanas,

mantecadas con orujo, ropa nueva y cera en las procesiones

mientras dicen los mayores cuando salen de la Iglesia

¿Quién hace este año la fiesta?

¡Daros prisa que se escucha el tamboril!

¡Que el tío Aquilino ya está en casa de Inocencia!

Al pueblo que yo recuerdo

trashumante desde siempre y compañero de sueños.

Humildemente aceptado desde esta cuenta pendiente

que hace veintitantos me persigue y que se pierde

por mis caminos de niño de aquel tiempo transcendente

he querido transportarlo poco a poco, íntimamente

con un sonido de Jota y amores como aguardiente

hacia un soporte tangible de luces a media voz

por lecturas de colores y volúmenes ausentes.

El pueblo al que me refiero

pudo haber sido otro pueblo,

pero fue el de mi niñez

y ése es el que yo recuerdo.

La savia de mis principios. La tierra de mis abuelos.

Combarros, viejo Combarros, maragato y madrileño.

Miguel Alberquilla

Top